Skip to main content

Style Options

Layout Style

Colors schema

Direction

Oficina : +(52)33-3040-0746 / +(52)33-3040-0747 info@imeplan.mx

ENTREVISTAS

 

Jul 04, 2020

Brigadas Atequiza: algunas conversaciones

Equipo: 
Imeplan
Fernando Franco
 

El equipo de Imeplan recorrió las calles buscando personas y espacios para hablar de manera abierta sobre la ciudad. Estos diálogos permiten la identificación de actores en las comunidades, la definición de nuevos sitios para el recorrido de la Ruta 2042, el registro de propuestas de estrategias y proyectos, la creación de redes y sinergias, así como la construcción de una Agenda Metropolitana que realmente responda a las aspiraciones y prioridades de la ciudadanía.

 

DOLORES FLORES

Dolores Flores, atraída por el Nómada instalado en la plaza cívica de Atequiza, se sentó en una de las bancas. Poco después de iniciar la conversación, se unió Elsa Gómez y su hijo, que no dejó de jugar a su alrededor. Comentan que esta parte del pueblo carece de una unidad deportiva más allá de la cancha de basquet a nuestras espaldas, a un costado de la capilla. “Llevan mucho tiempo hablando que iban a hacer un lugar para que los niños puedan jugar en la cancha de fut que está junto al camino de la estación, pero todo el recurso se lo queda Ixtlahuacán”, dice Dolores como parte de las  opiniones encontradas respecto a la forma en que la administración actual de municipio realiza sus inversiones. Históricamente, Atequiza no se siente parte de Ixtlahuacán, y viceversa.

Restos óseos al borde del canal
Restos óseos al borde del canal

 

El resquemor se acentúa cuando les pregunto sobre la que ellos creen que es la principal problemática de la localidad. “El agua, sin dudas es el agua. Sólo tenemos unas cuantas horas por la mañana”, comenta Dolores, aludiendo a que desde hace tiempo se habla de la construcción de un nuevo pozo. “Vieras también los olores en las madrugadas. Respiramos puro veneno”, añade a su vez Elsa. Los olores provienen de las descargas realizadas por alguna de las industrias ubicadas en lados opuestos del poblado conformado por Atequiza y Atotonilquillo, a orillas de un canal, o acueducto, que lleva  agua desde Chapala hasta Guadalajara, y es utilizado cuando el acueducto principal falla o requiere mantenimiento.  

En su opinión, muchas problemáticas tienen en su origen decisiones que han sido tomadas a partir de intereses y asuntos personales. El desarrollo de ciertos proyectos, desde intervenciones en la señalética y mobiliario vial hasta el desarrollo de actividades culturales en torno al patrimonio arquitectónico,  se ven limitados por el acceso a recursos y financiamientos: “sin recursos no se puede organizar una compañía de teatro o una Orquesta”. Elsa agrega que la delegada de Atequiza, elegida en esta administración por la propia población de la localidad, tiene una autonomía limitada y su principal función es la de servir como canal de comunicación.

JOSE LUIS  GOMEZ TORRES

José Luis se unió a la conversación en el banco de la plaza. Con alrededor de 60 años, lleva viviendo en Atequiza toda su vida. Trabajó en Guadalajara pero también en una de las empresas de productos químicos implantadas en la localidad, como muchos de sus familiares, parientes y amigos.  En términos de seguridad, cree que además de algunos robos hay poca violencia.

Pero las dimensiones de la violencia no se limitan a la densidad de notas rojas por localidad. Por ejemplo, los habitantes de Atequiza poco pueden hacer frente a la contaminación del canal. Por otra parte, José Luis confiesa que, en su opinión, participar es muy peligroso: “existen intereses muy fuertes. Yo en lo personal prefiero quedarme callado y vivir al margen”. “¿Te han amenazado alguna vez, te ha pasado algo?”, le pregunto. Me contesta que no, pero que ha sabido de varios muchachos.

Casco abandonado de la Hacienda La Florida.
Casco abandonado de la Hacienda La Florida

 

Por otro lado, Atequiza cuenta con un dinamismo importante. “Es un pueblo muy bueno para los negocios”. La Normal Rural,  famosa por ser una “escuela conflictiva” y que ha estado amenazada con su cierre, es de acuerdo a los comentarios de José Luis, una fuente de consumo nada desdeñable, ya que aloja a muchos estudiantes. Finalmente, a pesar de que existe una gran cantidad de maestros, lamenta que las preparatorias y secundarias participen poco en la elaboración de proyectos más allá de los desfiles.

CARMEN VILLA

Carmen es ama de casa que vive en un fraccionamiento cercano a Atequiza desde hace 6 meses. Obtuvo su casa mediante un crédito de Infonavit en el desarrollo “La Florida”. Fraccionamiento que, de acuerdo a los testimonios de Carmen, no ha sido terminado. A pesar de que ya fue comercializado, no cuenta con ningún equipamiento, únicamente existen casas construidas con los servicios básicos (drenaje y agua potable). Atequiza se encuentra a 30 minutos caminando o 10 a 15 minutos en mototaxi. Se trata de un viaje que tiene que realizar a diario con el fin de llevar a la escuela a sus 3 hijos y conseguir los artículos de consumo cotidiano. Señala que el trayecto sólo lo puede realizar durante las horas de luz ya que el camino que conduce a la urbanización no cuenta con pavimentado ni alumbrado. A Guadalajara va semanalmente para tener acceso a ciertos servicios, en especial bancarios.

Por último, señala la falta de cuerpo policiaco dentro del Municipio de Ixtlahuacán. Los rondines realizados por la policía son poco comunes, lo que ha contribuido al aumento de la inseguridad en la zona. Una causa a la que atribuye este problema es la creación de la Fuerza Única Metropolitana, con la que despidieron a policías municipales dejando en déficit al municipio.

DIONISIO

Dionisio, con 70 años, corre el establecimiento de abarrotes La Perla, situado sobre la calle Miguel Hidalgo, el principal corredor comercial de Atequiza. No siempre tuvo ese trabajo, presume que de joven trabajaba como obrero en la agricultura. Recuerda con añoranza sus excursiones al Salto de Juanacatlán y hace mención de la tristeza que le genera el estado de “inmundicia” en que se encuentra esa caída de agua

Oriundo de Atequiza, nunca pensó en emigrar a Guadalajara,  pero sí “viajó” a conocerla en algunas ocasiones. Ahora tiene años que no va, ya que la mayoría de las necesidades que posee un hombre de la tercera edad las satisface con los servicios que se prestan en el pueblo. Distingue que  gracias a los a los medios de comunicación con los que cuente, puede estar en contacto con su hija que radica en Guadalajara. De  sus tres hijos, sólo su hija migró a la ciudad. Sus hijos se dedican a trabajar como obreros en las fábricas que se localizan en las inmediaciones de Atequiza y Poncitlán, refiriéndose a los sueldos con los que son remunerados como insuficientes para mantener a su familia.

Canal con la empresa CYTEC al fondo
Canal con la empresa CYTEC al fondo

 

Dionisio, como muchos otros,  resalta el problema de contaminación de la zona. No es una sorpresa que  mencione  la situación en la que se encuentra el canal que pasa por el pueblo, donde, asevera, tiran desechos las fábricas que se encuentran a sus orillas. No sabe cuál de las dos fábricas contamina el canal, si Cytec, o Huntsman; plantas dedicadas a la elaboración de productos químicos. Se muestra preocupado sobre  la situación de la  localidad de San Pedro Itzican, donde el agua extraída de pozos se encuentra contaminada y ha causado muertes por fallas renales. En cuestiones de seguridad, a pesar de que todos los vecinos se conocen, percibe que en los últimos años el narcotráfico ha alcanzado a la localidad, aumentando los índices de inseguridad en la zona. Añade  que nadie realiza denuncias por miedo a ser violentados.

Por último y como exposición de una propuesta para el mejoramiento del entorno de Atequiza y sus localidades circundantes, el entrevistado hace mención de que sería muy bueno una campaña de difusión en noticieros televisivos sobre la contaminación que causan las empresas al canal, con el fin de que la ciudad  conozca los problemas que suceden en las ruralidades.

ROSA

La calle Miguel Hidalgo se caracteriza por su uso principalmente comercial. Entre florerías, carnicerías, depósitos y tiendas de abarrotes, se encuentra un puesto ambulante de tacos donde atiende una señora de 50 años, con ayuda de sus dos hijas.  Lleva 4 años atendiendo su negocio en la localidad, desde que decidió salir de la ciudad para vivir en Atequiza. Dice no extrañar Guadalajara. La inseguridad la llevó a dejar la colonia Huentitán el Alto, donde atendía el mismo negocio, y mudarse con su familia al poblado donde nacieron sus padres.

Durante la temporada de lluvias, algunas calles se inundan,  entrando el agua a las casas de los habitantes justo a  dos cuadras de la zona donde atiende su negocio. Además, comenta que el olor fétido del cauce incrementa en ese mismo periodo del año. Esas noches, “el olor es casi insoportable”, apunta.

Atequiza se caracteriza por la agricultura en sus alrededores, principalmente por la siembra de maíz que inicia en esta temporada. Para ella, lo bonito del pueblo es cuando se festeja la feria del maíz, en septiembre.

JORGE VILLA

Jorge Villa es chofer de mototaxi. Ante mi seña y mano levantada, orilla el mototaxi delante de  donde me encuentro. Con pasividad, accede a ser entrevistado mientras apaga la moto. Jorge trabaja de 7:00 a 22:00 y descansa tres horas para comer. El sol es tan fuerte a esa hora que amablemente me invita a sentarme en la parte trasera de la unidad. Cobra 10 pesos por persona y 5 pesos por niño. “Necesito traer casco, chaleco y licencia, sino vialidad me multa”, comenta. Su piel oscura y nudillos secos revelan su exposición al sol en su anterior oficio. Solía dedicarse a la ganadería y arrendamiento de caballos.  Antes de terminar de contarme la historia de por qué eligió este oficio en el que lleva un mes trabajando, es interrumpido por una señora con bolsas en la mano quien le solicita servicio. La señora sube a la unidad y Jorge arranca hacia el norte de Atequiza.

FERNANDO FRANCO

Fernando Franco es empleado del ayuntamiento y trabaja actualmente en el velatorio de la localidad. Cuando se le presenta la oportunidad, realiza trabajos de albañilería y pintura. “Le hago de todo, pero mi hobbie es ser mesero en eventos particulares”, comenta entre risas. Le cuesta trabajo conseguir los recursos mínimos necesarios para subsistir, aun cuando uno de sus hijos, obrero en una fábrica, lo apoya. La discapacidad de otro de ellos lo obliga a realizar viajes frecuentes al Centro Médico, en Guadalajara. “El centro de salud no tiene casi nada y sólo atiende por las mañanas”. Añade que ir a Guadalajara supone un gasto importante de tiempo y dinero.

En su opinión, la agricultura sigue siendo una actividad importante en Atequiza. Estima que la mitad de los jóvenes trabaja el campo y la otra mitad es obrera en fábricas o empresas. Por otro lado, ya no hay tantas hortalizas, y la ganadería se ve muy poco. Le pregunto de dónde viene el agua que utilizan para el riego. “Del canal por supuesto”.

CARMEN PADILLA

En la zona sur de Atequiza, zona que se distingue por tener un uso exclusivo habitacional, vive Carmen Padilla. Su casa se encuentra localizada  en el cruce de la Calle Morelos con Calle Independencia y su vivienda se distingue de las circundantes por haber utilizado el espacio destinado a la banqueta como un pequeño jardín aflorado y que denota un mantenimiento constante. Su esposo trabaja en la Planta de Tratamiento localizada cerca del aeropuerto y ella se dedica a ser ama de casa y cuidar a sus tres hijos.

Ella y sus hijos realizan la mayoría de los desplazamientos en el pueblo, en medios no motorizados. Utilizan la bicicleta en su trayecto diario a la escuela.  Cree que existe un problema de falta de cultura vial dentro del pueblo. Denuncia la falta de señalética para concientizar a los usuarios de vehículo automotor respecto a la vulnerabilidad de la movilidad ciclista y peatonal en el pueblo.

Carmen Padilla en la entrada de su casa
Carmen Padilla en la entrada de su casa

 

Por otra parte, a pesar de que existen muchas tiendas de abarrotes en la localidad de Atequiza, Carmen prefiere abastecerse de productos alimenticios en el Bodega Aurrera localizado en Paseo de los Agaves, Tlajomulco de Zúñiga. Esto porque a pesar de los 17 pesos que cobra el camión y los 20 minutos de trayecto, el precio de los productos es mucho más accesible que en el mercado y las abarroteras dentro de la localidad.

Finalmente, Carmen platica que el estado contaminado del cauce ha ocasionado distintos problemas de salud a su localidad. Se han presentado varios casos de cáncer y leucemia, atribuidos al estado del arroyo. A pesar de que elementos de inspección han visitado la zona, persiste el olor durante las noches generando ardor en los ojos y la garganta. Recuerda el cauce contaminado desde que era niña, hace más de 30 años. Comenta que cuando se han presentado casos de muerte relacionados a la contaminación, los vecinos se han organizado para manifestar y denunciar el hartazgo.

 

 

MAPA

Mapa de ubicación
El mapa muestra los recorridos realizados por e  equipo de Imeplan y los puntos clave detectados.

 

Paulina Ocampo Caballero  es Ingeniería Ambiental por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente. 

Gastón González Pimentel es alumno de Ingeniería Civil por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente. 

Juan Ignacio Orozco Seifert es Ingeniero Civil por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente.

 

Ruta 2042

Carretera Ocotlán-Guadalajara

Formas de moverse en Atequiza

Este artículo busca describir las formas en que Atequiza articula sus intercambios con el resto de la metrópoli.

Canal

Brigada Atequiza: un pueblo atravesado

La Ruta 2042 comenzó su recorrido por la metrópoli, y lo hizo en una de las centralidades emergentes: Atequiza. Esta narración describe la situación del canal que atraviesa el pueblo.

Entrevistas en Atequiza Sur

Brigadas Atequiza: observaciones puntuales

La Ruta 2042 comenzó su recorrido por la metrópoli, y lo hizo en una de las centralidades emergentes: Atequiza. Este reporte identifica problemáticas puntuales detectadas durante el recorrido.

Comparte para ayudarnos a construir la ciudad

 

© D. R. 2015 todos los Derechos Reservados IMEPLAN

Aviso de Privacidad Integral