Skip to main content

Style Options

Layout Style

Colors schema

Direction

Oficina : +(52)33-3040-0746 / +(52)33-3040-0747 info@imeplan.mx

ENTREVISTAS

 

Oct 24, 2020

Debate de ciclovía Marcelino García Barragán

Preparación de la consulta ciudadana

Ejercicio de Mapeo en la ruta
 

Publicado: 22 Junio 2017

 

El Instituto Metropolitano de Planeación (Imeplan) asistió el domingo 28 de mayo a la Ruta 2042 al debate en torno a las problemáticas o beneficios que puede generar la ciclovía ubicada en Boulevard Marcelino García Barragán, organizado por los colectivos de Wikipolítica, Comparte la ciudad y la Red Universitaria para la Movilidad, con participación de alguna colonias circundantes al Boulevard Marcelino García Barragán así como algunas instancias del sector gubernamental. Uno de los objetivos específicos de esta estrategia de participación es la construcción de redes y el trabajo con actores en distintos temas. En este caso, la colaboración directa fue con la Red Universitaria para la Movilidad (RUM).  El equipo del Imeplan acudió al evento desde un papel observador, con el objetivo de documentar de manera narrativa los elementos esenciales del debate y aportar un análisis de la situación actual de la ciclovía desde un ojo externo.

 

Debate en torno a la ciclovía en Marcelino García Barragán
Debate en torno a la ciclovía en Marcelino García Barragán

 

CONTEXTO

La ciclovía ubicada en el Boulevard Marcelino García Barragán va desde Pila Seca (Tlaquepaque) hasta Plaza de la Bandera (Guadalajara), cuenta con una extensión de 3.1 km de los que se han construido hasta el momento 2.2 km. Ésta ciclovía forma parte de la red ciclista propuesta en el Programa de Vías Ciclistas (PROVICI), el Plan Maestro de Movilidad No Motirizada del AMG y se ubica dentro del polígono de bicicleta pública MiBici, recientemente implementado en el municipio de Tlaquepaque.

 

Durante la construcción de esta ciclovía, algunos vecinos de las colonias aledañas, como lo son la Olímpica, la colonia Atlas o la González Gallo, se han organizado para manifestarse, bloqueando el paso y manifestando su postura en contra de la obra. La ciclovía es percibida como una imposición debido a la carencia de discusiones y consultas previas a la construcción.

 

Como respuesta a lo anterior, el 11 de mayo el Instituto Electoral de Participación Ciudadana decidió someter a consulta pública la ciclovía, abriendo la participación a la población de toda metrópoli. Esto ha generado posturas encontradas, los colectivos afines a la movilidad no motorizada mantienen una exigencia: “los derechos no se deben someter a consulta”. Hacen referencia al artículo 387 del Código Electoral y de Participación Social del Estado de Jalisco: “ninguno de los instrumentos de participación social podrá utilizarse para disminuir o revocar el reconocimiento o ampliación de derechos humanos.” Conforme a esto, la asociación civil GDL en Bici ingresó una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos del Estado de Jalisco contra el IEPC por dicho proceso de consulta.

 

Mapa. Articulación de la ciclovía Marcelino García Barragán con otros proyectos de movilidad la metrópoli en relación la integralidad de una red de transporte.
Mapa. Articulación de la ciclovía Marcelino García Barragán con otros proyectos de movilidad.

 

DEBATE

El formato de la actividad, consistió en una discusión  organizada en distinto anillos: con un círculo central de personas que representan a las partes interesadas: tres vecinos, una consejera electoral del Instituto Electoral de Participación Ciudadana, un representante de la dirección de Movilidad del Ayuntamiento de Guadalajara, un abogado especializado en derechos humanos y cuatro representantes colectivos sociales: Bicicleta Blanca, GDL en Bici, Comparte la ciudad y Urvital A.C. En la charla no se contó con la participación del Gobierno del Estado (como planeador y ejecutor del proyecto).

A su alrededor se conformaron otros círculos, donde se sentaron los demás asistentes. La conversación fue dirigida por un moderador que supervisaba que el límite de 2 minutos por intervención fuera respetado. Las personas alrededor del círculo central tenían la posibilidad de intervenir sin importar su postura; esto con el fin de abrir la discusión a toda la comunidad.

 

La consejera del Instituto Electoral de Participación Ciudadana inició la discusión presentando  los motivos por los que se dio una respuesta favorable a la solicitud de los vecinos para realizar la consulta de la ciclovía. “La nueva Ley de Participación Ciudadana contempla 13 mecanismos, y entre ellos, el mecanismo de la Consulta Popular. Cualquier grupo de ciudadanos puede solicitar a las autoridades estatales o municipales que esta se lleve a cabo”. Ante este hecho, el representante de la dirección de Movilidad del Ayuntamiento de Guadalajara, especialista en diseño de infraestructura ciclista y peatonal, valoró la iniciativa de organizar un espacio de discusión previo a la consulta.

 

Justo después, Comparte la ciudad, uno de los colectivos que forma parte de la Consejo Ciudadano de Movilidad no Motorizada del Ayuntamiento de Guadalajara, presentó brevemente los resultados de unas entrevistas realizadas en marzo 2017 a 88 vecinos de las 12 colonias afectadas: “Hemos encontrado vecinos a favor, vecinos en contra, o que tienen una opinión de confusión”.

           

Los vecinos en el primero de los centros arrancaron con una clara postura en contra. En primer lugar, tienen la percepción de que la ciclovía es una obra impuesta por el gobierno debido que nunca se realizó una consulta ciudadana o un proceso de socialización. “¿Por qué estos espacios no se realizaron hace 8 meses? [...] nunca nos consultaron” expresaron.

 

Luego, en su opinión la planeación de la ciclovía no fue la adecuada. Tanto ellos como otros asistentes realizaron observaciones sobre el la desventaja que crean los lomos en las paradas de transporte público y las entradas escolares: “los padres paran el auto contiguo al lomo para dejar a sus hijos en la puerta  generando un caos vial”. Existe una percepción que estas interrupciones generan problemas de tráfico, que derivan a su vez  en problemas de contaminación del aire y en cambios en los derroteros de las rutas del transporte público. De acuerdo a lo expresado por los vecinos dentro de la charla, la mayoría de ellos se desplaza en transporte público y los cambios de derroteros y los tiempos detenidos en el  tráfico han mermado su calidad de vida.

 

Por otra parte, los vecinos consideran que la Secretaría de Movilidad (SEMOV) no realizó una  intervención  acertada, ya que la ciclovía no sigue los principios que establecen los manuales y lineamientos vigentes. En relación, se expresó que existe una  preocupación por lo insegura que es la ciclovía, debido que no existe balizamiento y señalética vertical en la mayoría de la ciclovía, especialmente en sus cruces. Un vecino comentó incluso que los cruces que se localizan en Marcelino García Barragán son ya muy peligrosos, y con la ciclovía, se aumenta el riesgo de accidente.

 

Ante estas aseveraciones un integrante de GDL en bici pidió que se considerase el estado inconcluso de la ciclovía, que justo por las manifestaciones de los vecinos, no ha podido concluir su construcción.  Se mencionó también el uso del Manual Ciclociudades desarrollado por el  Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP) para el diseño de la ciclovía.  Los participantes del debate coincidieron que no conocían lo suficiente sobre el tema, por lo que dejarían esa discusión para los técnicos.

 

A medida que avanzó el debate, los vecinos ahondaron en los tiempos en los que se decidió realizarla.  Debido a las obras que se están haciendo en Av. Revolución por la construcción de la línea tres del tren ligero, el Boulevard Marcelino García Barragán (vialidad paralela a Av. Revolución) se ha convertido en una ruta alterna. De acuerdo a los vecinos, el Boulevard no tiene la capacidad suficiente para desahogar el tráfico ante esta situación debido al carril que destinaron a la ciclovía. Concluyen haciendo un llamado a buscar un lugar alterno para instalar una ciclovía y remover la actual ubicada en el Boulevard.

 

Como respuesta, Bicicleta Blanca, junto al abogado experto en litigios en materia de derechos humanos, defendió el derecho a la movilidad para todos. “La ciudad está llegando a un piso mayor en cuanto a los derechos de las personas a la libre circulación”, precisó el abogado,, retomando las reformas a la Ley de Movilidad donde se otorgan derechos y obligaciones a los ciclistas. Por lo tanto, y en su opinión, no se puede remover la ciclovía.  

 

Por otro lado se expuso que esta ciclovía es parte de una red metropolitana de vías ciclistas. “Ya es posible trasladarse desde el centro de Tlaquepaque hasta Zapopan pasando por ciclovías y vías tranquilizadas, y se va consolidando la red”. Esta red es parte del nuevo modelo que se está desarrollando y que prevé una mejor articulación entre las infraestructuras de movilidad no motorizada y las del transporte público

 

GDL en Bici constató que la inversión en materia de movilidad se ha destinado por un largo periodo a obras de  infraestructura automovilista, por lo  que valoró el desarrollo de esta ciclovía como un símbolo de un cambio en las políticas públicas. Además, un integrante de Paseos Nocturnos mencionó el cambio de mentalidad de la gente gracias al desarrollo de las infraestructuras ciclistas. “He visto con satisfacción cómo ha evolucionado el movimiento ciclista urbano”, comenta. Sin embargo la infraestructura no es suficiente para mejorar la movilidad no motorizada ya que es necesario la continua necesidad de trabajar en la educación vial, tal como lo resaltó el colectivo Paz Vial.

 

Hacia el final del debate se declaró la necesidad de repensar la manera en que nos trasladamos. “Este sistema de movilidad está rebasado”. Varios participantes afirmaron la importancia de la movilidad no motorizada y los impactos positivos de reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera, de considerar alternativas saludables para moverse y así limitar los problemas de diabetes o hipertensión.

 

CONCLUSIONES EN EL DEBATE

El debate fue considerado muy enriquecedor por los organizadores dado que permitió a los participantes exponer sus argumentos así como sus ideologías, generando así un espacio de discusión constructiva entre las dos posiciones/partes. Indicaron que estos espacios de discusión son indispensables para construir ciudad y que permiten complementar los procesos de consulta impulsados por el Instituto Electoral de Participación Ciudadana. Por lo mismo, se alentó a toda la ciudadanía a acudir al debate organizado por el IEPC el día 3 de julio y a que los presentes inviten a más gente para reforzar todavía más la discusión y seguir construyendo ciudad juntos. Incluso Birula Radio, que había tomado parte en el debate, se comprometió a juntarse con las escuelas de las colonias para trabajar con hijos y padres sobre la educación vial.

 

Por último, se realizó también un llamado y una invitación a transitar de un paradigma individualista de corto plazo, a uno donde se anteponga la vida colectiva y mire hacia el futuro y beneficio común, pensando en las nuevas generaciones.

 
Debate en torno a la ciclovía en Marcelino García Barragán
Debate en torno a la ciclovía en Marcelino García Barragán

 

ANÁLISIS 

El intercambio de argumentos dio a entender que se enfrentaban dos visiones de la ciudad. La primera, una visión a corto plazo que considera los impactos negativos de la construcción de la obra y las implicaciones actuales en el área contigua a la ciclovía como primordiales, y manifestando descontento y oposición. La segunda parte representa una visión a largo plazo, que busca promover un nuevo modelo de ciudad y reconociendo la importancia de consolidar una red integral de transporte complementado con la integración de la infraestructura para movilidad no motorizada, anteponiendo así los impactos positivos en la calidad de vida de los habitantes de toda la ciudad. Por parte de los vecinos de la zona, se percibió una dificultad en percibir las repercusiones positivas que  la instalación de esta ciclovía puede traer consigo. Sin embargo, no es la primera vez que se generan resistencias ante proyectos del mismo tipo. El caso de oposición ante la implementación de la Ecobici en Polanco o las ciclovías de la Delegación Benito Juárez en la Ciudad de México son muestra de ello.

La sociedad civil organizada ha trabajado por posicionar el tema de la movilidad en la agenda pública e impulsar políticas públicas en beneficio de todos. Estos esfuerzos han logrado cambios sustanciales en la materia por parte de las autoridades durante los últimos años: el sistema automatizado de bicicleta pública MiBici inició operaciones en el año 2014 y con cobertura en los municipios de Guadalajara, Tlaquepaque y Zapopan; ProBici, un programa que consiste en la construcción de ciclopuertos y rampas para deslizar las bicicletas en el interior o cercanías de los tres sistemas de transporte de SITEUR, facilitando la intermodalidad; la publicación del Manual del Ciclista Urbano del Estado de Jalisco como herramienta de apoyo a la cultura ciclista; las reformas a la Ley de Movilidad y Transporte del Estado de Jalisco mediante las cuales se adicionan derechos y obligaciones a los ciclistas, y  sanciones a los automovilistas que no respeten una distancia establecida al rebasar a un ciclista, y al obstruir espacios de infraestructura ciclista; zonas de accesibilidad preferencial (zonas 30) en los municipios de Guadalajara y Zapopan, adoptando un sistema de calles en las cuales se permite circular a velocidad no mayor de 30 km/h con la finalidad de reducir el número de accidentes, el ruido por tráfico y la reactivación del valor social de la calle; además de nueva infraestructura ciclista como las ciclovías ubicadas en Santa Margarita, Camino al ITESO, av. México, Av. La Paz, av. Tonaltecas, entre otras. Sin embargo, a pesar de este avance, para seguir trabajando en un cambio de paradigma y un avance en común, el reto ahora parece ser de la participación ciudadana. 

Es posible analizar, a través de los argumentos de los vecinos, los efectos de la carencia de socialización que tuvo este proyecto antes de su construcción. Los beneficios de las ciclovías no son inmediatos y pueden no ser muy claros al momento, sin embargo es posible comunicar esto a través de una socialización. Esta situación pone en evidencia la relevancia de los mecanismos de participación ciudadana en los proyectos de intervención. Integrar a todos los afectados es esencial para un entendimiento común. Una socialización no implica sólo la información a los colonos de las obras que se van a realizar. Además de informar busca sensibilizar a los residentes de la zona circundantes a las obras, para que se reconozcan por medio de los beneficios comunes de los proyectos, procesos o políticas. Lo anterior pone en evidencia que, para este punto, se requiere la existencia de instrumentos sólidos de planeación de movilidad (vinculada a la planeación urbana de la ciudad) que rijan la orientación para la integración de una red de transporte en la metrópoli, dando sustento y estructura sólida a los proyectos de infraestructura y sistemas de transporte; además de un marco normativo sólido que especifique quienes son los responsables de elaborar dichos instrumentos, qué es lo que tienen que incluir, cómo es que se tienen que aplicar y cómo articularlos con mecanismos de evaluación y seguimiento. 

Patrick Geddes, sociólogo británico y pionero del urbanismo moderno, ya afirmaba al final del siglo XIX la necesidad de tomar en cuenta la dimensión social de los proyectos de planeación reclamando/reivindicando la integración de los ciudadanos en la elaboración de su ciudad para que se logre una sociedad más decente e igualitaria, donde todos tengan espacio de expresión. Eso todavía se puede buscar y cumplir hoy, proyecto por proyecto, al generar un acceso total a la información, y construir espacios de discusión entre autoridades y ciudadanos, cuidando que lo debatido trascienda y no quede aislado u olvidado. 
 

 

Malou Charenton es Ingeniera en Sistemas Urbanos por la Université de Technologie de Compiègne (Francia). Llegó en el AMG de intercambio en julio, le fascinó el país y eligió seguir con su experiencia mexicana en IMEPLAN. Le gusta moverse por la ciudad buscando cultura y arte. Ha trabajado en obras y despachos de arquitectura y urbanismo promoviendo la participación ciudadana. Colaboradora de proyectos IMEPLAN.

Gastón González Pimentel es alumno de la Licenciatura de Ingeniería Civil por el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente. Observador y curioso a cualquier situación, busca entender la dinámicas que conforman una ciudad. Ha trabajado en  desarrollo de proyectos de edificación y es ahora  Colaborador de proyectos IMEPLAN. Ferviente aprendiz de la gestión territorial para el desarrollo social.

Ana Paulina Ocampo Caballero es Ingeniera Ambiental por el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO). Ciclista aferrada y caminante de la ciudad. Con especial interés en temas de energía, movilidad y transporte, cambio climático y calidad del aire.

Notas relacionadas

2

Central Vieja

La Ruta 2042 nos llevó a la Antigua Central Camionera, ubicada entre las calles Los Ángeles, Av. Dr. Roberto Michel y la Av. 5 de Febrero, para conocer más acerca de su impacto sobre la movilidad metropolitana y foránea, así como las dinámicas que se han ido desarrollando en torno a este equipamiento de alcance regional.

1

Autotren-Modutram

El Autotren-Modutram es presentado como una alternativa económica  de transporte. Alcanza capacidades masivas de transporte con costos de operación similares a los de operar un sistema de autobuses de 70 pasajeros en carriles del tráfico mixto.

fRAGMENTO INFOGRAFÍA

Evaluación DOT 1/3

Línea 1 del Tren Ligero. Como parte de su trabajo para el PDM, el Imeplan realizó un análisis de los corredores de transporte masivo existentes.

Comparte para ayudarnos a construir la ciudad

 

© D. R. 2015 todos los Derechos Reservados IMEPLAN

Aviso de Privacidad Integral